Intercambian experiencias para prevenir el abandono de personas jóvenes y adultas del sistema escolar. Centros de Educación Integrada de Adultos de Atacama, Coquimbo y Valparaíso.

La Coordinación Regional de Educación de Personas Jóvenes y Adultas de la Seremi de Educación de Coquimbo organizó la Jornada de Intercambio de Experiencias Interregionales Atacama, Valparaíso y Coquimbo del Sistema de Alerta y Acompañamiento Temprano (SAAT), para su diseño e implementación en 2022, con el desafío de prevenir el abandono escolar y asegurar trayectorias educativas.

La Seremi Cecilia Ramírez Chávez destacó que “es muy importante este encuentro interregional con Atacama, Coquimbo y Valparaíso donde nosotros fuimos sede este año, para que los equipos de las comunidades educativas que tienen el desafío de dar respuestas educativas a todas las personas jóvenes y adultas, que el sistema tradicional no supo responder a sus necesidades de educación, puedan reunirse e intercambiar estas experiencias, de cómo han implementado estrategias para retener a los estudiantes que ya están en la educación para jóvenes y adultos y que no deserten de esta modalidad de educación. Este intercambio de experiencias para el Sistema de Alerta y Acompañamiento Temprano y su implementación para la educación de jóvenes y adultos viene a responder al desafío de prevenir el abandono escolar y con ello también asegurar las trayectorias educativas y que todos los estudiantes puedan completar su escolaridad”.

El Centro de Educación Integrada de Adultos (CEIA) Copiapó, que cuenta con 400 estudiantes entre 15 y 60 años, además de jóvenes conscriptos, su directora Amada Quezada Araya explicó que presentaron su experiencia de prácticas psicosociales. “Nosotros a nivel de la comunidad educativa consideramos que lo preponderante era como estábamos, como nos encontrábamos a nivel de las comunidades, de los equipos, los estudiantes, apoderados, que empezar a entrar con los aprendizajes desde lo curricular era un alto riesgo. Lo primero que hicimos fue hacer las prácticas psicosociales.”

El CEIA Amigos del Padre Hurtado de La Serena tiene 200 estudiantes entre 16 y 60 años y la Escuela para jóvenes Amigos del Padre Hurtado de Coquimbo, entre 14 y 50 años. Sara Leiva Gaete trabajadora social dio a conocer la temática de género, “como es el trabajo que habitualmente tenemos con nuestros estudiantes, y que ha sido muy enriquecedor, en el sentido, que hemos podido llegar a una comunicación asertiva y afectiva, y cómo hemos llegado al acompañamiento para que este estudiante pueda desarrollarse, tanto en lo emocional, lo social y en su vida diaria y en el trato con sus pares”.

El Ceia Ester Villarreal Castillo de La Serena tiene una matrícula de 564 estudiantes entre 14 años y 67 años, en la casa central, y sedes en sectores urbanos y rurales. Yanin Michea Díaz, trabajadora social y coordinadora del proyecto SATT afirmó que presentaron contextos de vulneración y acompañamiento educativo. “Los estudiantes valoran bastante que durante los dos años de pandemia fuimos nosotros los que los contuvimos, los perseguimos muchas veces, y tuvimos que reinventarnos, y así y todo no los abandonamos, porque el estudiante viene de un fracaso escolar. Hay trayectorias educativas interrumpidas, se han envejecido en sistemas educacionales diurnos y somos nosotros los que estamos ahí para darles la mano y generar oportunidades”.

El Liceo Bicentenario Ramón Freire Serrano de la comuna de Freirina tiene una matrícula de 33 alumnos en la modalidad de educación de adultos, entre 16 y 49 años. La docente Carolina Ibarbe Peña señaló que su temática “fue más de un carácter metodológico, del currículum, hicimos un aprendizaje basado en proyectos transversal, entre las asignaturas de lenguaje, matemáticas y ciencias para desarrollar habilidades del siglo XXI, y el tema principal salud en tiempos de pandemia”. Sobre las dificultades dice que “cuando tuvimos las clases remotas era la conexión a internet. Y ahora presencial varios alumnos no van a clases por la ruralidad y los trabajadores no alcanzan a llegar a la hora o no van, a los que se les entrega el material impreso y se les hace una cápsula de las clases”.

En la jornada participaron el Centro de Educación Integrada de Adultos (Ceia) Copiapó, el Liceo Bicentenario Ramón Freire Serrano de la comuna de Freirina; el Ceia Ester Villarreal Castillo de La Serena; el Ceia Amigos del Padre Hurtado de Coquimbo; el Ceia Educación Para Todos de Quillota y el Ceia CEAVI de Viña del Mar. Las temáticas fueron: apoyo psicosocial y temas curriculares de la Región de Atacama; género y vulneración de derechos con acompañamiento escolar de la Región de Coquimbo y migrantes y diversidad de la Región de Valparaíso.

Desde 2017, la modalidad regular de Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA) del Ministerio de Educación impulsó la instalación de un Sistema de Alerta Temprana (SAT) de carácter sistémico y basado en un enfoque de derechos y socioeducativo. A partir de 2021, pasó a llamarse Sistema de Alerta y Acompañamiento Temprano tras las reflexiones de las comunidades educativas, en una capacitación y asesoría realizada por la Universidad de Chile y la Coordinación Nacional de Educación de Personas Jóvenes y Adultas del Ministerio de Educación.

Noticias relacionadas
Menú